lunes, 20 de marzo de 2017

Un relato del cineasta Nyika Jancsó

Nyika Jancsó


¡Que fantásticos que están los árboles!
-Mi hermana me dice.
Caminamos por la orilla del Danubio cerca del pueblo donde vive.
Charlamos sobre cosas de nuestra familia,cosas chistosas y amargas.
Hace mucho frío. Ese río grande es silencioso, majestuoso, casi glacial.
El invierno en este país es duro. La temperatura continuó bajando hasta quince grados bajo cero algunos días.
Bloques de hielo blanco y gris cubren la orilla y forman una estructura de escultura moderna o como la pintura de Caspar David Friedrich,el pintor del siglo XlX.
Patos, gaviotas, viajan sobre las capas de hielo en el agua todavía abiertas.
Cisnes cruzan...los animales reales de la escena casi mortal.
Hace tanto frío que nuestra respiración parece humo de aire gélido.
Caminamos por el bosque ya entre los árboles algunos muy viejos que llevan siglos en la tierra y fueron cayendo por sus propio peso.
Seguimos caminando en silencio completo en un terreno prístino.
Después de unos pasos escuchamos un ruido muy distante, silencioso.
Caminamos, paramos otra vez y ahora en la distancia se ve una figura. Está en botas de goma, chaqueta usada a la moda militar.
En su mano hay un hacha pequeña.
Cuando nos acercamos se para y mira hacia otro lado.

Los gitanos recogen madera,
Estamos en la mitad del invierno, tienen vergüenza.-Dice mi hermana en voz muy baja.

sábado, 11 de marzo de 2017

Tarde


Aún nada ha comenzado
                                  amor
y no hay tiempo
para llevarte cada día
un trozo más de mí

martes, 28 de febrero de 2017

Madres en red



No soy madre ni está en mis planes serlo.
Pero disfruto viviendo otras maternidades en mí misma (maternidades de otro tipo que no se relacionan con parir vida) y en las demás.  Y si tuviera que elegir un libro sobre el tema, sería sin duda este:  

Madres en red. Del lavadero a la blogosfera,      Mariona Visa / Cira Crespo

lunes, 27 de febrero de 2017

Far more than they needed anyone else


Nora and James's relationship was exclusive.  They needed each other far more than they needed
anyone else, including their children...

Marian Broderick on Nora Barnacle and James Joyce

viernes, 24 de febrero de 2017

Estaba constantemente alerta



Cuando intentaba dormir, tan pronto como cerraba los ojos...

                              o cuando volvía la espalda...
sentía como si algo estuviera subiéndome por encima

Algo que estaba bajo la cama o en el armario. Pronto empecé a comprobar esos sitios cada par de minutos. No podía dejar de mirar
porque no podía fiarme de mis propios ojos y no me sentía a salvo.

Cuando comprendí que
mis precauciones
no eran suficientes,
empecé a dormir
con un par de tijeras
debajo de la almohada y
apoyaba la guitarra contra
la puerta para oír si entraba
alguien. Seguí haciéndolo hasta
los veintipocos, cuando un novio
me indicó que no era...

exactamente...                                          lo normal.

                                            Una entre muchas. Una

miércoles, 22 de febrero de 2017

Life is two days

Ohhh Galway


Life is two days
if this is life

lunes, 20 de febrero de 2017

Descuartizada


Y si me dijeran por una vez más
pide un deseo
yo pediría una vez más lo imposible
solo que ahora no sería que alguien
imposible me amara
yo pediría

yo pediría  pediría

replicarme
ser en otro sitio
en el nido donde una vez fui
como las lombrices

mitades de mí
cierro los ojos y veo millones de miles
de mitades de mí entumecidas en
casi que cualquier rincón

descuartizada
descuartizarme para renacer
toda de sangre
pulcra en mi sangre

lo dudo, ahora sí que lo dudo
lo dudo tanto...
cuando ya es tarde

para sentir algo nuevo o para caminar hacia atrás
porque ¿dónde han ido a parar tus alas urraca?
Ahora que ya no oigo ni tu grito
siento el peso brutal
del error


¿por qué no puede ser siempre así?
le pregunto mientras lo abrazo con locura
presa del llanto
en la fisura de la noche de esa noche
que al menos pudimos hacer por unos instantes
nuestra


porque así nos tiraron
o así nos tiró al vacío
ese Dios

o el tiempo antes de parir vidas tendría
un vicio

el vicio sádico de colectar sus sueños
los sueños imposibles de esas vidas

mártires del descontrol más azorado,
el pensamiento.